Existe un gol a puerta cerrada en la historia del Clásico Nacional

Los clásicos entre Alajuelense y Saprissa tienen muchas historias que contar anécdotas de tristezas de unos y felicidades de otros, tanto que se encierra en un libro que contiene hasta hoy 323 capítulos en el torneo local, pero el domingo se escribirá uno muy distinto, el primer choque entre los 2 archirrivales sin público, a puerta cerrada, no existe antecedente de algo similar, aunque sí una anécdota digna del mejor estilo narrativo del viejo programa de la Dimensión Desconocida.

La fecha, 7 de octubre de 1979, clásico en el Morera Soto, tras un primer tiempo que finaliza 0x0, para el segundo llegaron todas las plagas, expulsiones, trifulca entre jugadores, invasión de cancha, sanciones y penales repetidos. Bajo el silbato de Carlos Manuel Álvarez, Saprissa y Alajuelense ya empataban 1-1, al 75 anota el Saprissa, pero al 89, decretan penal, algunos argumentaron fuera de juego, otra falta, se sanciona se sanciona y tapa el arquero morado, ordenan repetirlo y ahí ardió Troya tras las expulsiones de 4 jugadores morados y su técnico Odir Jacques. 

El entonces manudo Rodolfo Mills lo recordó así “Me hicieron penal, lo tiró Javier “Zurdo” Jiménez y lo atajó el portero Nery de Souza y como se ordenó repetirse, se armó una trifulca, hubo pelito entre jugadores, árbitro, se metió gente a la cancha, fue algo increíble”, recordó Mills.

En el otro bando estaba Manuel Gerardo “Puro” Ureña, el volante morado quien incurrió en la falta señalada por el réferi Álvarez también recuerda la acción bajo su versión: “La acción venía precedida de un fuera de juego, al pitarse el penal aquello fue un alboroto y más cuando se ordenó repetir tras pararlo De Souza”, señaló el ex morado.

Como hubo invasión de cancha, medio Saprissa expulsado y el árbitro golpeado, el juego se suspendió con la expectativa del penal sin lanzar, los días siguientes fueron de decisiones y la FEDEFUTBOL decretó que se tirara el penal a puerta cerrada el día 20, 13 días después del tumulto. Aquella mañana se presentaron a la cancha del Morera Soto jugadores manudos, morados, dirigencias y prensa únicamente, el penal fue finalmente cobrado por Rodolfo Mills quien anotó y dejó el partido señalado 2x2. 

Producto de aquel controversial clásico, los morados Álvaro “Yaco” Sánchez, Francisco “Chico” Hernández y Edwin Barley fueron castigados por un año por agresión al cuerpo arbitral, aunque luego la pena se redujo, también salieron sancionados Carlos Santana y el técnico Odir Jacques, todo un episodio de los clásicos y lo único algo parecido a lo que se vivirá el domingo con el duelo entre ambas escuadras a puerta cerrada.

 

El 7 de octubre de 1979 los equipos jugaron de esta forma:

Estadio: Morera Soto

Alajuelense: Víctor Monge; Luis R. Ledezma, Freddy Méndez, Ronald Ureña, Enrique “Quique” Vásquez; Rodolfo Mills, Víctor Castro, Álvaro E. Solano; Rafael Á. Hidalgo, Luis “Neco” Fernández y Javier “Zurdo” Jiménez. DT: Iván Mraz.

Saprissa: Nery de Souza; Javier “Michelín” Masís, Carlos L. García, Gerardo Laterza, Álvaro “Yaco” Sánchez; Carlos Santana, Manuel G. “Puro” Ureña, Mario Arce (Edwin Barley); Francisco “Chico” Hernández, Herberth Ovares y Gerardo Solano (Manuel Quesada). DT: Odir Jacques

 

Foto: Buzón de Rodrigo.