¡Adiós, genio del fútbol mundial!

El fútbol mundial está de luto, este miércoles partió uno de los grandes héroes que tuvo este deporte, genio y figura, en sus excesos en su vida personal, pero con la brillantez y la alegría que dio a millones de aficionados con su exquisito fútbol en el marco de su grandeza en aquellas soleadas mañanas y tardes de junio y julio de 1986 en el mundial mexicano ganado por la albiceleste con el Pelusa como protagonista, ya partió Diego Maradona. 

Nacido en Lanús hace 60 años, desde muy joven ya enmudecía al mundo por su facilidad con el balón, en 1978 pese al clamor general no fue convocado por César Luis Menotti para el mundial ganado por la Argentina en ese país pero un año después arrancó su gloria ganando el Mundial Juvenil, para ese tiempo jugador del Argentinos Juniors, poco después se mudó al que sería el club de sus amores, Boca, ahí alcanzó títulos y su salto al fútbol internacional con Barcelona una vez terminado el mundial de España en donde no tuvo el protagonismo deseado, 4 años después en México, ya con 25 años y más maduro fue el líder de una generación que apostó todo a su genio y ganaron el mundial en el Azteca, estaba en lo más alto y con sus genialidades fue contratado e idolatrado en Nápoles, equipo equivalente en esos días en el calcio a los niveles medios-bajos de la tabla, con el cuadro del sur contrarrestó el poderío del Milán, el Inter y la Juventus, dejándose 2 scudetos, una copa, una supercopa y una copa de la UEFA. 

Un nuevo reto llegó en el horizonte cuando aún estaba en la cúspide, el mundial de 1990 en donde jugó gran parte de él lesionado, su aporte sin embargo fue valioso para que la albiceleste alcanzara el subtítulo, su mejor partido, octavos de final ante Brasil. La poderosa “Canarinha” se fue encima del equipo “ché”, bolas en los postes y el arquero Goycoechea sacando agua del bote, pero Maradona se ingenió una sola acción para dejar tendida a la zaga brasileña y ponerle la pelota a Caniggia para el único gol del juego. En semifinales, Italia quedó tendida en el camino otra vez gracias a las genialidades del “pelusa” y con ello ya entró en conflicto con los aficionados dado que el juego se disputó en Nápoles. 

Su adicción a la cocaína fue de la mano con su fama y salió positivo en control doping en 1991, empezando un declive en su carrera y saliendo por la puerta de atrás de un equipo al que popularizó, un año después pasó sin mucho éxito por el Sevilla de España y para luego retirarse en su querido Boca años después, no sin antes jugar el mundial de 1994 en donde nuevamente un control antidopaje lo encontró positivo después del segundo partido contra Nigeria, el golpe fue duro para el equipo y para él, quedando eliminados los sudamericanos en octavos de final y Maradona nunca volvería a vestir la camiseta de su selección. 

A su retiro, Maradona siempre causó polémica con sus declaraciones, sus luchas con la prensa, su amistad con políticos comunistas y sus borracheras desmedidas, aun así, l pueblo argentino lo siguió amando al punto d crear una Iglesia llamada “Maradoniana”, fue entrenador de varios equipos y del mismo combinado ché en el mundial del 2010. 

Tras 60 años recién cumplidos el pasado 30 de octubre, Maradona sufrió este miércoles un paro cardiorrespiratorio, con su muerte se van grandes y memorables momentos del fútbol mundial y para los argentinos, su último caballero de mil batallas e ídolo de selección. 

Al final de su carrera disputó 116 partidos con su selección y 588 con clubes, fue campeón mundial juvenil en 1979 y a nivel mayor en 1986; con el Barcelona alcanzó una copa del Rey, una copa de la Liga y una Supercopa, con Boca un campeonato metropolitano y con Nápoles en el crepúsculo de su carrera, cuatro cetros locales y uno continental. 

Un genio ha partido, pero sus grandes jugadas quedarán para siempre en la historia del fútbol mundial.